apuestas.es tu portal de apuestas de blackjack en internet, apuestas 21, las reglas del black jack en las apuestas por internet
las reglas del black-jack
Apuestas.es:
Añadir a Favoritos
Black Jack
:: Reglas blackjack
:: Tabla del blackjack
:: Aprender blackjack
:: Trucos en el blackjack
Ruleta
:: Normas Básicas
Apuestas Poquer
:: el Juego
:: Jugadas
legislación juego
:: La ruleta
:: Dados, bola.
:: Punto y banca
:: Baccara y bingo.

Party Poker

Reglas del Black-Jack

En la práctica cada jugador de Black-Jack tiene que competir contra la banca (es decir, el casino) no contra los otros jugadores. El juego consiste en pedir cartas hasta que el total de éstas sume 21, ó se acerce lo más posible, sin pasarse de 21 (en el momento que se pase se ha perdido la mano). Si sus dos primeras cartas suman 21, usted tiene Black-Jack (jugada máxima). Si las cartas del croupier se acercan 21 (sin pasarse) más que las del jugador, entonces la banca gana. El croupier obedece ciertas reglas que se aplican sólo al casino, como norma general el cropuier pedirá hasta tener al menos 17 puntos y en ese momento se plantará, por tanto, no se plantará con 16 nunca, ni pedirá carta una vez tenga 17. Saber lo que el casino puede hacer es tan importante como saber lo que usted puede hacer.
Antes de que se repartan las cartas, los jugadores deben hacer sus apuestas. Para participar, ponga las fichas que desea apostar en el lugar recuadro de apuestas de su casilla, el cual se encuentra impreso en la mesa. Entonces, el croupier le reparte dos cartas a cada jugador y se reparte dos cartas a sí mismo. Una de las cartas del croupier se deja boca arriba a la vista de todos y la otra se queda boca abajo. Las cartas que tengan figuras, como el Rey, la Reina y la Jota, tienen un valor de 10, mientras que el as puede contar como uno u 11, según le convenga más a quien lo tiene. Todas las demás cartas tienen el valor que muestran, el 2 vale 2, el 3 vale 3...

En algunos paises las reglas pueden cambiar ligeramente, lease las normas del casino o pregunte directamente al croupier. En la mesa de Black-Jack pueden jugar el croupier y siete jugadores delante al rededor.. Al lado izquierdo del croupier se encuentra el mazo de cartas y junto a éste o al otro lado, hay un letrero que muestra la apuesta mínima y máxima de la mesa. A la derecha del croupier se encuentra una ranura en donde puede depositar la propina. Junto a esta ranura hay un recipiente en donde se dejan las cartas usadas.

El juego comienza después de que el croupier ha barajeado las cartas. Entonces, un jugador "corta" la baraja usando una carta, la cual es descartada por el croupier. Antes de que el crupier muestre la primera carta, debe poner su apuesta en su recuadro. Puede sentarse en la mesa de Black-Jack sin jugar, pero es aconsejable no hacerlo por mucho tiempo, especialmente cuando hay gente esperando para jugar en la mesa.

Una vez en que se hayan puesto las apuestas, se reparten dos cartas, en 2 rondas, a cada jugador. En la mayoría de los casinos fuera de Las Vegas el jugador recibe sus cartas boca arriba. Esto se hace para evitar que los jugadores hagan trampa, como norma general jamás un jugador tocará las cartas. El croupier se da a sí mismo una carta boca arriba y una boca abajo. En España sólo se da la carta que muestra.

Es preferible usar las manos para indicar si quiere más cartas ó si prefiere plantarse, así no habrá duda en caso de tener que comprobar con la cámara que graba las jugadas. Si desea carta rasque levemente la mesa con un dedo o asienta con la cabeza, si desea plantarse, estire la mano con la palma hacia abajo y muévala de izquierda a derecha, indicando que no; también puede voltear la cabeza de un lado a otro, de manera negativa. Evite poner las manos sobre la mesa y usar relojes que puedan distraer al croupier.

La mayoría de los casinos juegan al BlackJack con varios mazos a la vez, en Esapaña habitualmente 6 barajas. Hay dos razones por las cuales los casinos prefieren usar mazos múltiples: Por un lado aumentan el número de manos en que puede ejecutar un croupier por hora, y por otro lado reducen la posibilidad de que un jugador cuente cartas. Cuantos más mazos menos posibilidad de controlar la jugada.

El jugador, por su parte, puede pedir ó plantarse, sin importar lo que tenga en su mano. Si el jugador obtiene un Black-Jack (es decir, cuando tiene un as y un 10), entonces se le pagará 3 a 2 su apuesta. Es decir que si apostó 10 euros se le pagarán 15. Para doblarse es necesario que tenga dos cartas, las cuales generalmente suman 9, 10 u 11. Algunos casinos permiten que se doble con otras suma, pero siempre debe de ser con 2 cartas únicamente. Cuando quiera doblarse ponga otra apuesta junto a la inicial, en su turno, y diga "doblo" o similar.

Si usted tiene un par que desea separar señalélas y diga "split" ó "separo" o similar. La apuesta original corresponderá a la primera carta y usted deberá poner un monto equivalente a su apuesta inicial en el recuadro de apuestas, junto a su otra carta. Entonces, usted estará jugando a 2 manos, y seguirá jugando con las mismas reglas del Black-Jack. La única diferencia consiste en que si tiene 2 ases, únicamente se le dará una carta más, una carta a cada as. Si esa carta es un 10, entonces usted tendrá un 21, pero no se considerará un Black-Jack. Esto quiere decir que se le pagará 1a 1 y no 1,5 a 1, como sería el caso de un Black-Jack natural.

Un ejemplo:
Digamos que tiene usted dos cincos y los separa. La siguiente carta es otro 5, y vuelve a separar. Ahora usted tiene tres manos y por lo tanto su apuesta total tiene que ser tres veces mayor a su apuesta inicial. Ahora bien, digamos que su siguiente carta es un 6. Entonces tendrá una mano con 5 y 6, que suman 11; la segunda tiene 5 y la tercera también 5. Usted decide doblarse en su primera mano. Se le da un 7 y entonces su primera mano suma 18. En este momento debería plantarse. Ahora obtiene un 10 para la segunda mano y decide plantarse en 15. En la última mano solamente tiene un 5. Si recibe un 4 sumará un total de 9. En este momento decide doblarse y recibe un 8, dando un total de 17 Se dará cuenta que usted había empezado con una apuesta de 10 euros, pero ahora su apuesta ha aumentado a 50. Ahora sólo debemos esperar que el croupier no tengan más de 18 o se pase. Habitualmente los 5 nunca se separan ya que tener 10 es una mano buena.

El seguro se ofrece cuando la carta visible en del croupier es un as. Para entonces todos los jugadores ya recibieron 2 cartas.

Si usted desea seguro, entonces ponga la mitad de su apuesta en el círculo que dice seguro. En este momento usted está apostando esa mitad a que el croupier tiene un BlackJack. Si el croupier tiene en verdad un BlackJack entonces el jugador no ganará ni perderá, porque aunque haya perdido su mano original, ganó la apuesta del seguro que paga doble. Si el croupier no tiene un BlackJack, la apuesta del seguro se pierde y el juego prosigue como de costumbre. La Estrategia Básica indica que no se compre seguro, a menos que sea usted bueno contando cartas. Si en el mazo todavía se encuentra un gran número de cartas que valen 10 (al menos dos tercios del mazo), entonces conviene comprar seguro.

La opción de rendirse, perdiendo la mitad de la apuesta, práctimente no está ya permitida en los casinos.